El debut de Zico, desde el propio nombre de la banda, está repleto de alusiones futboleras. De esta manera y siguiendo con el deporte rey, la sevillanos “juegan en casa” grabando Demonios Al Sol en los estudios Pancake de Dos Hermanas (Sevilla), contando con la producción de dos arietes (seguimos con los guiños futboleros) de la vieja escuela, como son Fernando Zambruno y Jose Luis Osuna. Repleto de esperanza y salpicado de melancolía, Demonios Al Sol lo componen nueve claroscuros que bucean en un universo zicodiano de emoción desmedida.

En Demonios Al Sol se perciben influencias que van desde Sr ChinarroImposible”) a Xoel López (“La piel”), pasando por el Fernando VacasMueren las artes”) más inspirado del mítico Sensazione (Acuarela, 2000). Y es que este debut de Zico es un mosaico de encuentros y desencuentros, un tratado de indie nacional, escrito desde la más dolorosa honestidad.

Guego se encuentra solo ante el portero. El estadio ruge mientras él, se concentra y lanza el penalti de su vida. Esas son las sensaciones que transmite el comienzo de “Imposible”, en el que Guego arranca solitario (quizás como el disco fue concebido en un principio) y poco a poco se va incorporando el resto de la banda en un crescendo dramático y perturbador.

A tenor de lo visto, la escena sevillana sigue en plena forma. Mientras, Guego se reinventa sacando sus demonios a pasear y se convierte sin saberlo, en el antihéroe que la escena independiente hispalense llevaba años buscando.