Vivarium

El síndrome del nido vacío

El cuco es un pájaro que pone sus huevos en un nido ajeno para que otra ave los cuide y los alimente. Esto se llama parasitismo de puesta. Consiste en eliminar a los polluelos del ave huésped. Este hecho de la naturaleza es la metáfora elegida por Lorcan FinneganWithout Name (2016)- para expresar lo que ocurre en una hermética película en la que una pareja joven –Imogen Potts y Jesse Eisenberg– se ven atrapados en una misteriosa urbanización de casas idénticas.

Cinta abstracta de atmósfera de pesadilla, Vivarium comienza casi como una comedia excéntrica que pasa a convertirse gradualmente en un film de terror surrealista con aires kafkianos, y acaba en un tono triste sobre la fugacidad de la vida y el sinsentido de la existencia ante un ciclo natural despiadado, mecánico y brutal. Con aires de episodio de The Twilight ZoneVivarium agota quizás su premisa demasiado pronto, o tal vez su fuerza y su capacidad para generar desasosiego consiste precisamente en esa sensación de repetición, de callejón sin salida, que lamentablemente se parece mucho a la vida que tenemos hoy en tiempos del confinamiento por el coronavirus.

Una propuesta interesante que sobre todo puede generar debate sobre sus posibles significados.