Desayuno capitalista

Jerry Seinfeld, el famoso cómico estadounidense, creador, junto a Larry David, de la mejor sitcom de todos los tiempos, se estrena como director con la película Unfrosted (2024) estrenada en Netflix. La cinta narra, en tono paródico, cómo se creó el pop-tart de Kellogs, un sándwich rectangular de galleta, relleno de mermelada o chocolate, que se calienta en la tostadora. El propio Seinfeld interpreta a Bob Cabana, el ejecutivo encargado de crear ese desayuno revolucionario que permitiría a su compañía dominar el mercado. Pero, como toda revolución, la innovación tendrá que enfrentarse a fuerzas reaccionarias: la competencia que quiere llegar antes -en una clara parodia de la carrera espacial- representada por la empresaria Marjorie Post  (Amy Schumer); el siniestro gremio de los lecheros (Christian Slater); las mascotas de los propios cereales de Kellogs, que se sienten amenazados y asaltan el ‘Capitolio’, capitaneados por Thurl Ravenscroft (Hugh Grant); e incluso el presidente de los Estados Unidos, John F. Kennedy (Bill Burr).

Con estos elementos tan locos, Seinfeld, cuya comicidad siempre se ha centrado en gran parte en la observación aguda sobre temas tan prosaicos como las marcas y la comida prefabricada propias de la cultura estadounidense -siempre ha dicho ser fan de los cereales y de Superman-, crea una comedia simplemente perfecta, pero de difícil traducción a otros países. Unfrosted es una reflexión humorística sobre una época en la historia de Estados Unidos, justo antes del asesinato de Kennedy, una época inocente en la que había un enemigo claro -el comunismo soviético-, un objetivo épico -llegar a la Luna-, y la sensación de que se podía comer azúcar en grandes cantidades sin poner en riesgo la salud. Una época en la que la publicidad, las cajas de los productos, los envoltorios, eran coloridos y los mensajes no tenían revés: era tan fácil como consumir para ser feliz.

Seinfeld hace una sátira sobre aquella época con humor negro y sin nostalgia: sabe que esos tiempos están superados, lo que no quiere decir que aquella época no tuviera su encanto. Para el cómico, nacido en 1954, es el territorio de su infancia. Su película resulta tan personal como Apollo 10 1/2 (2022) de Richard Linklater, también disponible en Netflix. Y como comedia es un mecanismo de relojería que funciona a la perfección: cada frase, cada réplica es brillante, pero, de nuevo, solo si conectamos con ese humor tan particular de Seinfeld, necesariamente imbricado en la cultura de su país y que, además, se apoya en gran medida en su amor por el idioma inglés, jugando con las palabras, con sus significados y su sonoridad. Si a esto añadimos actores muy divertidos como Melissa McCarthy o Max Greenfield, además de los ya mencionados, y a un elenco de actores conocidos en pequeños cameos, Unfrosted es una fiesta, imprescindible para los fans de Jerry Sienfeld y de la comedia estadounidense.