No hay ninguna duda de que The Weeknd se ha convertido en el artista más grande de la actualidad. Y aunque, incomprensiblemente, le hayan ninguneado en los últimos Grammy, su “Blinding Lights” ya ocupa un puesto importante en la historia del pop. Es más, un año y medio después de su publicación, sigue funcionando muy bien. De hecho, ahora tiene un reto importante después de ese enorme éxito. Una papeleta que, de momento, resuelve bastante bien con “Take My Breath”. Su nueva canción es todo un hit dance cercano al disco y al funk sintético de finales de los setenta y principio de los ochenta. No obstante, el propio The Weeknd ha comentado en una entrevista que, su próximo disco, “es el trabajo que siempre ha querido hacer”, y que es “un encuentro entre Quincy Jones y Giorgio Moroder”. Algo que resulta evidente en este nuevo single.