Energía pop

Pura energía. El power pop es pura energía y posee la capacidad de levantar hasta un funeral. Un género que descubrí gracias a grandes recopilatorios como The Bam Balam Explosion (sobre la escena australiana: Pyramidiacs, The Chevelles, DM3 entre muchos otros) que me dejó un compañero de facultad allá por mitad de los 90. Aunque el amigo Fernando Porres, presente en el concierto, diga que el power pop es un género denostado y viejuno, ambos aún creemos en el género porque nos gusta la música que agita, que desprende energía.

Los estadounidenses The Speedways centraron su concierto madrileño en su brillante disco ‘Radio Sounds’ (2020) editado en España por Snap! Records y Hurrah Música, con un puñado de canciones vibrantes y pegadizas como “Number seven”, “This ain’t a radio sound”, “Telephone lies”. O con baladas tremendas y repletas de una energía guitarrera poderosa, como “Kisses are history”. También hubo concesiones a ‘Just another regular summer’ (2018), un disco que ya anunciaba lo que vendría después con temazos como “In common with you” y “Seen better days”. Matt Julian mantiene esa voz bien acomodada a la energía power pop. Mención especial a Mauro Venegas, el guitarra solista, que hacía sonar bien engrasados los solos y los riffs. Canciones que provocan un subidón musical. A mí The Speedways me recuerda a la energía de Dom Mariani pero con un punto new wave neoyorquino. Y eso me gusta. En The Speedways hay calidad y buen hacer pero sobre todo hay buena vibra, intensidad y energía para recargar las pilas.

Por mi horario laboral me perdí a los teloneros, los madrileños Macarrones, que fueron bien majetes al prestarle una guitarra a Matt Julian cuando rompió cuerdas en mitad del concierto. De Macarrones os recomiendo la energía garagera de su segundo disco ‘XX’ cantado íntegramente en español y editado el año pasado, que me recuerda por momentos a los granadinos 091. La energía rock tiene cuerda. El mundo viejuno no muere.