7.7
Score

Final Verdict

‘Cul-De-Sac of Love’ es otro trabajo notable de The Lodger. Un disco en el que la banda de Leeds vuelve a dejarnos una colección de grandes canciones pop. Y eso que se han tomado un descanso de diez años.

Una de las sorpresas más agradables que hemos tenido en estos primeros meses de 2021 ha sido el regreso de The Lodger. El grupo británico no fue especialmente famoso en la primera década del siglo, que es cuando comenzaron su carrera, pero sí que llegaron al corazón de unos cuantos seguidores del mejor indie-pop. Y no era para menos, porque temas como “Let Her Go” o “The Good All Days” rozaban la perfección pop. Pero hace una década decidieron tomarse un descanso, el cual solo se ha visto alterado por algún que otro concierto. Hasta ahora, que vuelven con el que es su primer trabajo desde 2010. 

Cul-De-Sac Of Love’ es un disco que ha llegado casi por casualidad. Ben Sidall, líder de la banda, tenía estas canciones compuestas desde hace unos años, pero no fue hasta principio de 2020 cuando tuvo la necesidad de grabarlas. Así, llamó a sus compañeros, se metieron en el cobertizo que tiene Sidall en su casa de Leeds, y las grabaron. Lo que no se esperaban es que justo después llegara la pandemia. Pero al final casi les vino bien, porque, durante el confinamiento, Sidall tuvo la oportunidad de trabajar en ellas y de ver todas las posibilidades que tenían. Y el resultado es notable.

Las referencias son las mismas de siempre. Es decir, el indie-pop británico de toda la vida, y su lado más jangle, siguen siendo sus obsesiones. Evidentemente, hay varios momentos en el disco que nos hacen acordarnos de Orange Juice, la que quizá es su gran influencia. Y la verdad es que hacen bien en seguir las enseñanzas de la banda de Edwyn Collins, porque cortes como “Dual Lives” o “I’m Over This (Get Over It)” son estupendos. Pero, para ser justos con ellos, hay que decir que no solo se quedan ahí. Estamos ante un disco variado donde hay muchos momentos destacables. Ahí está el indie-pop enérgico de “Black and White (Pete’s Song)” y “No No No”. O ese coqueteo con la electrónica que aparece en “Stop That Girl”. Además de lo bien que se les da ponerse un poco más tiernos y entregar temas más delicados como “Perfect Fit” y “I Think I’ll Start Again”. En definitiva, que no pierden la oportunidad de hacer una buena canción pop.