8.1
Score

Final Verdict

The Haunted Youth no defraudan con su álbum de debut. Un disco lleno de grandes canciones en el que predomina el dream-pop, pero en el que también encontramos algo de shoegaze, y algún que otro momento mucho más pop. Y aciertan en todos.

Han pasado casi dos años desde que os presentamos a The Haunted Youth. Desde entonces, el grupo belga liderado por Joachim Liebens, nos ha dejado una buena cantidad de singles que han confirmado el hype que se creó con su primer lanzamiento. Ahora, por fin, tenemos el que es su álbum de debut. Y hay que decir que no defrauda. Aunque sería difícil que lo hiciera, ya que en él nos encontramos con todos esos sencillos que han sacado en este tiempo. Y esa, quizá, es su gran pega, que le falta un poco de efecto sorpresa que suelen tener los álbumes de debut.

Dawn Of The Freak’ es un trabajo en el que se emplean muy bien esas influencias confesadas en las que encontramos nombres como The Cure, M83, Slowdive, o DIIV. Liebens y los suyos manejan de maravilla esos arpegios de guitarras cristalinas que se fusionan con teclados puramente ensoñadores. Pero también cuentan con una pequeña capa sintética que envuelve sus canciones ultra melódicas. Una fórmula que no es nueva, y que prácticamente escuchamos a diario en un buen motón de bandas. Pero lo difícil es destacar entre todas ellas, y The Haunted Youth lo consiguen en este disco.  

Lo primero que nos encontramos tras la intro que da título al álbum, es esa “Teen Rebel” con la que se dieron a conocer. El tema se ha convertido en el gran éxito de su corta carrera, y hay que señalar que, tras casi dos años de su lanzamiento, sus guitarras y ese teclado melancólico que lo envuelven siguen emocionando. Al igual que la potente “Broken”, donde pisan un poco más el pedal de distorsión, pero donde no se olvidan de su talento para crear una gran melodía. Aunque hay que decir que lo mejor llega con “Coming Home”, el que es el tema más potente y directo del álbum. Porque, en él, además de crear una de sus atmosferas ensoñadoras, también dan un con estribillo de lo más redondo. Además de un ritmo contagioso.

Lo bueno que tiene este álbum de debut de The Haunted Youth, es que también saben cuando salirse de la fórmula que los ha llevado a convertirse en una de las promesas de la música europea. La prueba la tenemos en “Stranger”, un tema mucho más pop, que, incluso, tiene un cierto regusto ochentero. Y hay que reconocer que suena de maravilla. O en “Shadows” y “House Arrest”, dos cortes en los que entregan en cuerpo y alma al dream-pop. Además, de formas muy diferentes, porque en la primera lo hacen desde el lado más amable y delicado, y en la segunda se dejan arrastrar por mundos más shoegaze en su desgarradora parte final. Y luego tenemos una canción como “I Feel Like Shit And I Wanna Die” que, a pesar de su título deprimente, suena bastante esperanzadora.