The Eddy

Música y sentimientos

Quizás te tiene que gustar el jazz para que te guste The Eddy, serie muy interesante, disponible en Netflix. Un garito parisino es el escenario que aglutina las historias de varios personajes, todos músicos, que se turnan el protagonismo en cada uno de los 8 episodios de esta primera temporada. 

Creada por el británico Jack Thorne, esta ficción es una curiosa mezcla de nacionalidades: guionistas en su mayoría británicos, realizadores franceses y estadounidenses, que dan como resultado una serie con sabor europeo, con tiempos muertos y ritmos narrativos más pausados, que permiten al espectador pensar, sentir y sobre todo escuchar las actuaciones musicales que muchas veces se nos presentan íntegras. Se pueden destacar un par de episodios dirigidos, nada menos, que por Damien Chazelle –Whiplash (2014) y La La Land (2016)-, que no firma necesariamente los mejores capítulos. Pero lo mejor de la serie, en mi opinión, son sus personajes y los actores que los interpretan. El gran protagonista es Elliot, un talentoso músico que ha dejado los escenarios tras sufrir una trágica pérdida, un personaje de cine negro, pesimista y escéptico, que se ve mezclado con el mundo criminal al regentar The Eddy y que lleva sobre sus hombros el peso de numerosas responsabilidades. 

Elliot es André Holland, conocido por la serie The Knick, que compone un personaje complejo, con el que llegamos a empatizar, pero que también resulta antipático en determinados momentos. No es perfecto, ni mucho menos. Le sigue en importancia Julie, la hija de Elliot, adolescente problemática, que puede provocar las iras del espectador, pero cuyo comportamiento caótico, malcriado y libre, provoca auténticas revoluciones en las tramas y en los otros personajes. A Julie la interpreta Amandla Stenberg –Mentes Poderosas (2018)-. Mi debilidad personal es Maja, personaje que se apoya enteramente en la presencia de la actriz polaca Joanna Kulig, la estrella de Cold War (2018). Su carisma, su magnetismo, su fuerza, son un ingrediente importante en esta serie, sobre todo cuando se sube al escenario para interpretar las canciones grabadas ‘en directo’ durante el rodaje. Por último, el personaje clave en la historia es Farid, el socio de Elliot en The Eddy, cuyo pasado marca el desarrollo de la trama y al que da vida el actor Tahar Rahim, el que fuera protagonista de Un profeta (2009), en la que coincidió con su pareja en esta serie, Leila Bekhti

Estos últimos aportan a la historia la diversidad cultural y religiosa de Francia, elemento interesante en el tejido argumental de la serie, que habla de dramas personales, tragedias familiares, relaciones sentimentales y problemas sociales. Pero The Eddy habla sobre todo de música y de sentimientos: hay al menos tres momentos muy emocionantes en esta primera temporada, como pocas veces he visto en una serie. 

No estamos ante una obra maestra, ni falta que hace, pero sí ante una ficción diferente, que resulta refrescante en el panorama actual.