8.0
Score

Final Verdict

The Chemical Brothers siguen siendo la única banda de la escena electrónica de los noventa que, casi treinta años después, es capaz de sacar un gran disco. Su nuevo álbum es la prueba más reciente.

Pasan los años y las modas, los revivals van y vienen, y The Chemical Brothers siguen ahí. El dúo formado por Tom Rowlands y Ed Simons es un hijo de los noventa, de esa época en la que la música electrónica ocupó los primeros puestos de las listas de ventas, llenó portadas de revistas y atrapó a una generación que, hasta ese momento, solo escuchaba rock. Unos supervivientes que han visto cómo sus compañeros de escena han pasado mejor vida. Eso, en el mejor de los casos, porque también están los que se arrastran por los escenarios viviendo del pasado. Pero ellos no, siguen sacando discos habitualmente, y lo que es mejor: esos discos están a un nivel muy alto. Además, sus actuaciones siguen siendo de lo más explosivas.

For That Beautiful Feeling’ es su décimo trabajo y, como viene siendo habitual últimamente, en él, tocan unos cuantos palos musicales. Aunque sí es cierto que tiene un pequeño nexo en común. Gran parte del disco está pasado por un filtro de suciedad donde las voces se distorsionan, los teclados suenan un tanto estridentes, y las cajas de ritmos casi retumban. Dicho así, podría parecer que estamos ante un hueso duro de roer, pero no, The Chemical Brothers son perros viejos en esto, y saben llenar sus canciones de ganchos melódicos y de momentos llenos de épica que animan a un muerto.

La primera bomba la tenemos nada más empezar. Ed y Tom sacan su lado más techno en “Live Again”, un tema lleno de subidas y bajadas de lo más efusivas, pero también de un punto melódico y pop que le da la voz de la artista francesa Halo Maud. Un combo perfecto entre la pista de baile y el pop más melancólico que también nos ofrece grandes momentos en otros temas del disco. Como en esa “Goodbye” acelerada y llena de teclados que casi rechinan y que se fusionan con un sampler de una vieja canción de Teresa Harris. O como en la nueva versión de “The Darkness That Your Fear”, que no puede sonar más vibrante y eufórica. Una euforia melódica y pop que cuenta con su máximo esplendor en “Skipping Like A Stone”, una maravilla de canción en la que Beck y bombo brutal se dan la mano.

Fuera de ese techno más melódico nos encontramos con unas cuantas facetas diferentes de The Chemical Brothers. Así, tenemos su lado más festivalero en esa “No Reason” que tanto recuerda a sus discos de los primeros 2000. Un sonido al que también se acercan en “The Weight”. O esa faceta juguetona y alejada del techno que nos dejan ver en “Fountains”, una canción que, si te dicen que es de The Go! Team, te lo crees. Además de coger un pequeño sampler de un viejo tema de funk y crear toda una maravilla de breakbeat llamada “Magic Wand”. Y para cerrar, nada mejor que volver a recurrir a Halo Maud y dejarnos un tema pausado en el que su electrónica se mueve entre la psicodélica y un mundo ensoñador.