The 1975, ‘Notes On A Conditional Form’ (Dirty Hit, 2020)

Empacho de The 1975

Para bien o para mal, The 1975 se han convertido en una de las bandas más importantes de la actualidad. Ya no solo a nivel popularidad, también entre los críticos, que han comprado su propuesta con los ojos cerrados. Y claro, ellos se lo han creído. Solo así se explica que hayan editado un disco que se va más allá de los ochenta minutos, y al que le terminan sobrando la mitad de las canciones. Un álbum pretencioso en el que intentan crear una obra magna que se quede en los anales de la historia -tanto compararlos con Radiohead les ha pasado factura-. Algo que, evidentemente, no han conseguido. 

Notes On A Conditional Form’ falla desde la primera canción. Esa “The 1975” protagonizada por un discurso de Greta Thunberg ya es un mal comienzo. Y no porque tengamos algo en contra de la activista sueca, todo lo contrario, nos parece estupendo lo que hace, pero cuando ya empiezas un disco tratando de concienciar, no vas por el buen camino. Y si encimas lo continuas con un tema de punk bastante simplón y con muchos “fucks”, como es el caso de “People”, no arreglas el asunto. Se podría decir que a la tercera va la vencida, pero tampoco, y lo de meter un tema instrumental de corte ambiental, inmediatamente después, tampoco funciona. Así que estamos ante un disco que empieza a la cuarta canción. 

No se entiende muy bien como alguien no les aconseja más a menudo que se dediquen al pop y se dejen de tonterías. Hay que reconocer que saben dar con una buena melodía y consiguen hacer hits con muy poco. “Frail State Of Mind” es un buen ejemplo. Al igual que “I Think There’s Something You Should Know” y “If You’re Too Shy (Let Me Know)”, que se mueven dentro de su faceta más electrónica. De hecho, ésta última es una firme candidata a canción pop de este 2020. Y tampoco se les da nada mal acercarse al pop de guitarras en la algo sucia “Then Because She Goes” o en la más luminosa “Me & You Together Song”. Incluso saben ponerse intimistas y dejarnos temas decentes en este aspecto. Es el caso de “Jesus Christ 2005 God Bless America”, uno de los cuatro cortes en los que se puede escuchar a Phoebe Bridgers. Pero también de “Guys”, el tema final, el cual, aunque sea un poco meloso, sí les funciona. 

El gran problema de este disco es que, por una canción buena, te meten otra mediocre. Y eso pesa mucho en un álbum que contiene 22 cortes. Porque, a ver por donde se coge una canción tan evidente y simple como “Nothing Revealed / Everything Denied”, en la que cumplen con los todos tópicos posibles para crear una canción de radiofórmula. O su intento de hacer electrónica de calidad y estrellarse en el intento, como es el caso de “Shiny Collarbone”, en la que han tratado de hacerse los modernos metiendo al artista jamaicano de dancehall Cuty Ranks. Además, buena parte de estas canciones que no aportan nada al disco, se encuentran al final, por lo que su último tramo se hace un tanto insufrible. 

Reseña Panorama
Puntuación