8.0
Score

Final Verdict

The 1975 meten la tijera y van directos al grano en ‘Being Funny In A Foreign Language’, lo que hace que estemos ante una estupenda colección de canciones pop, y ante el que, seguramente, es el mejor trabajo de su carrera.

A una banda como The 1975 se le pueden poner muchas pegas. Entre ellas, lo mucho que su propuesta suena a esos grupos que les han servido de influencia, y lo difícil que resulta escuchar alguno de sus discos sin pensar que estas escuchando a otras bandas. La otra gran pega es el exceso de duración que tenían todos sus trabajos hasta la fecha, lo que hacia que algunas de sus buenas canciones quedaran eclipsadas entre temas que no deberían haber pasado el corte. Y hablamos en pasado porque por fin han entrado en razón y han hecho un disco en el que van directos al grano, y en el que, al menos, se va notando algo más de su personalidad.

Si atendemos al “The 1975” que abre ‘Being Funny In a Foreign Language’, podríamos pensar que siguen haciendo de las suyas, pero no sería del todo cierto. Estamos ante un tema que casi podría ser el “All My Friends” de LCD Soundsystem, pero si es verdad que está visto desde su propia perspectiva. De hecho, esa sección de cuerdas que llenan de intensidad la canción también le da un pequeño toque folk. Algo a lo que vuelven en un single tan atípico, pero muy resultón, como es “Part Of The Band”. Y es que, resulta curioso que, habiendo más de media docena de temas directos que se pegan como una lapa, hayan decidido publicar singles como éste, o como “All I Need To Hear”, que es una balada de lo más clásica, y con una evidente influencia del jazz. Pero parece que les ha funcionado.

Estamos ante un disco en el que la banda de Manchester se ha aliado con Jack Antonoff en la producción. Y eso se nota. El líder de Bleachers le da un toque bastante americano a muchos de los temas que aparecen por aquí. No obstante, “Looking For Somebody (To Love)” y “Wintering”, tienen un sonido muy americano y ochentero, lo que nos lleva al último disco de la banda de Antonoff. Y la verdad es aciertan de pleno tirando por ese camino, porque son dos canciones que funcionan a las primeras de cambio. Al igual que “Happiness” y “I’m In Love With You”, que nos muestran la faceta más pop de The 1975. Y ahí ya sabemos que son infalibles. Aunque eso sí, el gran momento del disco llega con “Oh Caroline”, un precioso medio tiempo que podría haber encabezado las listas de medio mundo en los ochenta.