Terry vs. Tori, “Heathers” (El Genio Equivocado, 2020)

Álbum de debut de la banda sevillana

Media España, bueno, mejor dicho, medio mundo, está confinado, la epidemia de COVID está disparada, y nos espera un invierno de mierda, pero hoy es un día para estar feliz. Y es que, tras años de estupendos singles, algunos Eps, e innumerables conciertos, los sevillanos Terry vs. Tori por fin han publicado su álbum de debut. Y la verdad es que les ha costado, porque llevan meses editando adelantos con los que nos han puesto los dientes largos, pero al final la espera ha merecido la pena. 

Es cierto que estamos ante otro álbum de indie-pop con toques de shoegaze que se adentra en mundos ensoñadores, pero “Heathers” tiene algo que le hace destacar por encima de otros discos de este palo: su sonido. El álbum de debut de los sevillanos sorprende por su excelente producción, en la que han apostado por dar claridad a sus canciones, y eso les hace ganar muchos puntos. Las guitarras suenan brillantes y luminosas, las baterías contundentes, y las voces claras. Esto no es muy habitual en este tipo de trabajos que, por norma general, suelen tirar de un sonido más lo-fi. Lo bueno es que, a pesar de esa limpieza, sus canciones no pierden fuerza. Así que la apuesta les ha salido bien.

Evidentemente, sin unas buenas composiciones que respalden ese sonido, no hay nada que hacer, pero de eso Terry vs. Tori van sobrados. Se desenvuelven maravillosamente bien dentro de esa conjunción de guitarras algo ruidosas, pero no mucho, y capas de teclados ensoñadores. Algo que se puede apreciar nada más empezar con la fantástica “Keepsake Box”, en la que dan toda una lección de cómo facturar una canción de este tipo. Pero no es la única, porque “Ohio Blue Tips”, con esa potente base rítmica, y esa guitarra final, o el enérgico tema titular, son una delicia. Y si ya nos vamos a “Cascais”, nos encontramos con toda una gema pop, en la que, por cierto, colabora el artista californiano Foliage

Otro de los puntos fuertes de este trabajo, es que saben cuándo levantar el pie del acelerador y hacer canciones algo más reposadas. Es el caso de “Braille”, en la que colabora David Alonso de Baywaves, y en la que se atreven a meterse en mundos más sintéticos. Y ojo, porque el resultado no puede ser mejor. Pero también les funciona irse hacia el dream-pop más clásico en “Parallel Lines”, uno de esos temas llenos de melancolía que tanto nos gustan. 

Reseña Panorama
Puntuación