Voces que arraigan

El dúo formado por Marta Torrella y Helena Ros se llaman Tarta Relena, tarta rellena, sorprenden por su propuesta vocal que enraiza con la música ancestral, tradicional y con el folclore. Actuaron en un espacio con tanta solera y con cierto aire de  comunión, de conexión espiritual, como el Teatro de la Abadía. Cuentan con un EP,’Intercede por nobis‘, dos discos, ‘Ora Pro Nobis‘ (2019) y ‘Fiat Lux’ (2021) y un disco de remixes, ‘Remixos‘ de 2021. Lo mismo recuperan cantos de mujeres afganas, en “El suicidi i el cant”, como devuelven a la actualidad al poeta griego Safo.

Su puesta en escena es minimalista, (un círculo de leds a 45 grados que va encendiendo colores y creciendo en luminosidad, como un gusano de luz) pero muy elegante (vestuario bien elegido, sobrio pero con clase) y sobre todo seductora por la fuerza vocal de Torrella y Ros, que es su principal elemento. Sus voces arraigan con la vida y con la historia. Y nos conectan con esas historias que narran, ya sean canciones menorquinas, “Cecília”, o mallorquinas como “So de pastera”. Hay un trabajo enorme de arreglos, de recuperar canciones tradicionales y una sensibilidad capaz de captar la historia, los sentimientos, y de que la música arraigue, conecte, cale hondo.

Las Alamedas” con letra de Federico García Lorca y Manuel Oltra, recuerda esa España rural. Las voces de Torrella y de Ros nos conmueven, nos transportan a otras épocas pero sobre todo nos conectan con el ser. Las bases electrónicas acolchan las canciones. Quizás es una parte que aún pueden desarrollar más, pero que convence en esa desnudez, en esa búsqueda de las raíces y de las esencias. Ellas estaban encantadas del recibimiento del público madrileño. El público estaba emocionado por esas voces que hablan a nuestros orígenes. Porque para Tarta Relena la voz resulta un elemento fundamental, las voces brotan como elementos que arraigan.