Lo estamos comprobando: la confinación de los humanos en sus casas está haciendo que otras especies terrestres que antes vivían escondidas lejos del bullicio de las urbes se atrevan a reconquistar un terreno que no tuvieron más remedio que cedernos.