No te pierdas...
Al utilizar nuestro sitio web, aceptas el uso de nuestras cookies.
Cine/TV

Festival de la canción de Eurovisión: la historia de Fire Saga 

¿Qué se puede decir de una película sobre el festival de Eurovisión protagonizada por Will Ferrell? Que es exactamente lo que parece. Ferrell como productor, guionista y estrella, suele afrontar la comedia de una forma directa, sin segundas lecturas. Apuesta por lo ridículo, en la línea paródica, quizás, de Zoolander (2001). Eso sí, hay que decir que, si Ben Stiller parodiaba el mundo de la moda, Eurovisión es de por sí un espectáculo kitsch, por no decir marciano, en el que asistimos a la exudación de los clichés de la música comercial, en canciones en las que lo épico convive con lo extravagante.

Cine/TV

Zoolander No. 2 (Ben Stiller, 2016) 

El gran defecto de Zoolander No. 2 es probablemente su mayor virtud: es una completa memez. En el programa Cómicos de #0, Javier Cansado escuchaba a Joaquín Reyes decir que, además del humor inteligente, también le gustaba mucho la “tontuna”. El humor chorra de Zoolander no admite medias tintas, o te ríes o te aburres. La película es una acumulación de excesos difícil de superar. Ben Stiller y sus guionistas –Justin Theroux de The Leftovers entre ellos- saben que no pueden darse el lujo de desarrollar un argumento sino que deben bombardearnos con ideas sin descanso. Alguna tiene que hacernos reír. El protagonista, la parodia perfecta de un modelo, nació como un chascarrillo en la cadena VH1 y su exiguo recorrido es su talón de Aquiles.

Cine/TV

La Gran Apuesta (Adam McKay 2015) 

Adam McKay es probablemente uno de esos directores cuyo nombre nunca recordarás. Seguramente has visto los carteles de sus películas, en las que suele aparecer Will Ferrell, lo que te llevó a descartarlas inmediatamente como “otra americanada”. Quiero que sepas que, para mí, estás equivocado. Pero oye, es cuestión de gustos. El humor es, sin duda, subjetivo. McKay ha firmado comedias como Pasado de vueltas (2006), Hermanos por pelotas (2008), Los otros dos (2010) y Los amos de la noticia (2013). Seamos sinceros, los títulos en castellano no ayudan precisamente a que estas películas se ganen nuestro respeto. Pero para mí, la ópera prima de McKay es una auténtica obra maestra del humor. El reportero: La leyenda de Ron Burgundy (2004) difícilmente será igualada en su increíble concatenación de gags estúpidamente divertidos.