Cualquier momento es bueno para detenerse a recapitular la carrera de Nick Cave junto a sus Bad Seeds. La cosa es que para el propio Cave ese momento iba a ser el año pasado. El recopilatorio que ahora llega a nuestras manos se encontraba listo para ser publicado, pero la tragedia personal ya de sobras narrada y documentada detuvo todos los planes, y la posterior catarsis creativa dio de sí el sobrecogedor Skeleton Tree, que ya se ha ganado su hueco en la historia como una de las más oscuras y profundas inmersiones en la psique de un artista consolidado.