Estaba escrito que los caminos de Al Berkowitz y Walden Dos se cruzarían en algún momento y no sólo por la evidente coincidencia en cuanto a algunos de sus ancestros musicales, como son los germanos Can y Neu! o los americanos Pere Ubu y Silver Apples.