Uno sigue con lecturas de marcado acento político —no será la última—, ahora gracias a Mago, de la autora polaca...