Todo el mundo se cree especial, destinado al éxito y digno de dar el ‘pelotazo’. En Uncut Gems lo cree incluso un tipo tan despreciable, hortera, mentiroso, avaro y traidor como Howard Ratner, vendedor de joyas de la comunidad judía de Nueva York.