Ahora que hemos esquivado la bala —sabéis perfectamente a cuál me refiero—, nos ha quedado un verano estupendo para retomar...