Apenas dos semanas antes del pistoletazo de salida saltaban todas las alarmas. El Festival Internacional de Benicassim veía peligrar su futuro y en los medios digitales y redes sociales se llegó incluso a especular sobre una inminente suspensión.