Hablar de MUTEK significa hacerlo de un evento muy especial que se está cociendo desde hace unos cuantos años por diversas partes del mundo. Todo empezó en Montreal, siguió en México D.F y ahora continúa en Barcelona. Tres ciudades para un concepto casi espiritual, donde la rentabilidad económica nunca ha sido el factor decisivo en la toma de decisiones.