No te pierdas...
Al utilizar nuestro sitio web, aceptas el uso de nuestras cookies.
Dr. Strangelove-Indienauta
Libros

Dr. Strangelove, Peter George (La Fuga, 2019) 

… O cómo aprendí a dejar de preocuparme y amar la bomba. Título y subtítulo que deberían ser más que suficientes para no necesitar de presentaciones adicionales. Porque el libro del galés Peter George que publica La Fuga es el material del que salió ¿Teléfono rojo?, volamos hacia Moscú, de Stanley Kubrick, clásico indispensable del séptimo arte y sátira política inmortal de la era del pánico nuclear, en plena Guerra Fría.

Libros

El ferrocarril subterráneo, Colson Whitehead (Literatura Random House, 2017) 

Recién publicada en nuestro país por Literatura Random House, El ferrocarril subterráneo del norteamericano Colson Whitehead llega avalada por los dos premios «gordos» —entre otros— de las letras estadounidenses, Pulitzer (2017) y National Book Award (2016), que han convertido a este escritor y profesor neoyorquino en una de las sensaciones literarias del momento, siendo considerado una de las personas más influyentes por la revista Time. ¿El motivo? Ser capaz de ofrecer una nueva perspectiva, una poderosa y fascinante «vuelta de tuerca», acerca de la esclavitud.

Libros

Puertadeluz, Luis Bustos (Astiberri, 2017) 

Nuevo cómic cortesía deAstiberri, de la mano del multifacético dibujante, ilustrador y grafista madrileño Luis Bustos y este Puertadeluz, novela gráfica que nos sitúa en un futuro tan próximo, reconocible y tenebroso que, a partir de ahora, cada vez que pase por uno de esos descampados acompañados de un rótulo gigantesco que anuncia la inminente promoción del piso nuevecito «de tus sueños», servidor va a salir corriendo como si le persiguiera el «autobús de Hazteoir». Por si las moscas…

Libros

Delincuentes de medio pelo, Gene Kerrigan (Sajalín, 2017) 

Nuestro primer Al margen del 2017 supone el reencuentro con un viejo conocido, el irlandés Gene Kerrigan, que regresa con Delincuentes de medio pelo, segunda aparición en nuestro país tras la excelente La furia que Sajalín nos trajera hace un par de años. Además, la reseña casi ha coincidido con la celebración de San Patricio. Todo encaja. ¿No es genial cuándo los planes salen bien? Ahora, cuando estos salen mal, rematadamente mal incluso, si hay un autor de primer nivel para trasladarlo al papel, el resultado puede ser aún más satisfactorio para el afortunado lector. Así que toca, felizmente, volver a la isla esmeralda.