No te pierdas...
Al utilizar nuestro sitio web, aceptas el uso de nuestras cookies.
Cine/TV

Suspiria: danzad, danzad, malditas 

¿Por qué hacer un remake de Suspiria? La película de Dario Argento, de 1977, pertenece a un subgénero del terror en desuso, el giallo, y es quizás la obra cumbre de un autor muy personal. Creo que, en ella, además, el italiano sublima el género que había cultivado con éxito. El asesino misterioso del giallo, que mata a hermosas mujeres de las formas más retorcidas, se deconstruye en Suspiria: unas manos salen de la nada, independientes de un cuerpo o de una identidad, para acuchillar a sus víctimas. Argento reduce el guion al mínimo, creando secuencias inconexas, desnudando dramáticamente la historia y a los personajes, que, en realidad, le estorban. Suspiria es una experiencia y racionalizarla solo disminuye su impacto: sus primeros diez minutos son increíblemente potentes, en los que Argento despliega su talento para el encuadre, para el montaje, para lo estético -con esos decorados de formas geométricas-, para crear atmósferas fantastique -la lluvia, el viento que parecen tener un origen sobrenatural- todo apoyado por la hipnótica banda sonora firmada por él mismo y por la banda Goblin.

Noticias

Thom Yorke estrena ‘Has End’, otro de los temas que ha compuesto para la banda sonora de “Suspiria” 

Son muchas las razones por las que “Suspiria” es una de las películas más esperadas del año. El remake que ha hecho Luca Guadagnino del clásico de Dario Argento ha tenido unas primeras críticas brillantes, y hasta Tarantino ha confesado acabó llorando después de verla. Pero también resulta interesante por su banda sonora, la primera de la que se encarga Thom Yorke en toda su carrera.

Noticias

Thom Yorke emociona con ‘Suspirium’, uno de los temas que ha compuesto para la banda sonora de “Suspiria” 

Los miembros de Radiohead siempre han tenido una buena relación con el cine. Ahí está Jonny Greenwood, haciendo bandas sonoras y recibiendo nominaciones a los Oscar por ellas, o esa ‘Spectre’ que hicieron para un James Bond y que, sorprendentemente, les rechazaron (se quedaron con el sosaina de Sam Smith). Además de que, su música, siempre ha tenido una influencia muy cinematográfica.

Conciertos

Bloc Festival: Punto y final a una década inolvidable 

Así somos. Hemos de ir a un festival justo en la edición en la que cierra las puertas para siempre. Pero sin duda ha merecido la pena la experiencia de pasar tres días en aquel parque de atracciones de la electrónica.

Llegamos viernes por la tarde, ya sin rastro alguno de luz solar, y con la feria del exterior del recinto del festival con todas las atracciones apagadas, pareciendo más una expedición de Cuarto Milenio a Chernobyl que cualquier otra cosa. Pero nada más lejos de la realidad. Una vez hicimos el check in pudimos comprobar que la idea de un Marina D’Or electrónico que un día se les ocurrió a unos británicos estaba calculada hasta al último detalle. Chalets rodeando los escenarios donde se hospedaban los asistentes, máquinas y atracciones de feria, parque acuático indoor sin sorprendentes damnificados al contactar sus vitaminados cuerpos con el agua, karts, bares con terrazas para disfrutar del inusual sol inglés que incluso calentaba…Es decir, todo lo que un amante de la electrónica con ganas de desconectar puede desear.

Noticias

Bloc 2016 

La primera duda que tuvimos tras ver el line up de Bloc fue sobre su localización. Minehead, un recóndito lugar al suroeste de Inglaterra separado de Gales por el canal de Bristol es el sitio elegido para esta reunión sonora de tres días de duración. Será en un resort con todo tipo de comodidades, y junto al precio de la entrada está incluido el alojamiento en chalets de hasta 7 personas. Es decir, que termina la jornada y puedes volver andando en busca de Morfeo. O a intentarlo. Un jodido lujo que muy pocas veces nos hemos podido permitir. Por lo tanto, emplazamiento y organización más que peculiares y mucha curiosidad por ver cómo se desenvuelve el personal en un edén que dura 72 horas.

Discos

Nosaj Thing, Fated (Innovative Leisure/Timetable 2015) 

Todo lo que toca el joven norteamericano merece ser como mínimo revisado minuciosamente. Desde la increíble irrupción en 2009 con su ópera prima Drift, ocupa sin discusión los puestos más altos de esa escala que mide a los productores electrónicos de discurso sonoro menos evidente.

Su tercer largo se titula Fated, una vez más para el sello angelino Innovative Leisures y con ritmos procedentes del Hip Hop como hilo conductor, aunque es tremendamente difícil e injusto tratar de etiquetar con éxito el trabajo de Nosaj. Quince canciones de las que solo una supera los tres minutos hacen de su escucha algo dinámico y placentero por momentos. Mucho sampler vocal, ambiente delicado y minimalista, melancólicos pianos y ritmos a bajo tempo cuyas atmósferas recuerdan a Holy Other.

Discos

Atoms For Peace, “Amok” (XL Recordings 2013) 

Atoms-For-Peace-AMOK

Lo de los supergrupos casi nunca sale bien. Suele acabar en una lucha de egos en la que cada miembro quiere imponer su criterio y hacer lo que haría en solitario o con su banda principal. Pero esto no pasa en el debut de Atoms For Peace, principalmente porque hay un ego mucho más grande que el resto: el de Thom Yorke. Y es que “Amok” es un disco en solitario del líder de Radiohead, con un par de colegas famosos. Puede que el bajo sea de Flea y que Nigel Godrich se haya encargado de muchas de las bases y la música, pero suena 100% Thom Yorke (hasta el nombre del grupo viene de una canción de su etapa en solitario). También es verdad que es el cantante, y eso ayuda a que suene más a él, pero para mi gusto se ha pasado y los otros dos miembros se han quedado, casi, como meros espectadores.