Por fin podemos degustar el cuarto álbum de uno de los clásicos del indie nacional, Steven Munar. Dos años después de Break The Rules y tras una campaña de crowdfunding, el ex The Tea Servants vuelve a deleitarnos con su peculiar forma de entender el pop, con esas bellas pinceladas de soul y folk rock que conectan lo moderno con la tradición más respetuosa. Todo aglutinado con la elegancia marca de la casa. Y es que si tuviera que escoger un adjetivo para resumir la excelsa carrera del anglo mallorquín, sería ese, elegante.