No te pierdas...
Al utilizar nuestro sitio web, aceptas el uso de nuestras cookies.
Discos

Peter Perrett, “How The West Was Won” (Domino, 2017) 

Este disco es un milagro, no sólo por sus méritos artísticos –en los que enseguida nos detendremos-, sino porque su responsable era poco menos que un muerto viviente del rock, una vieja leyenda del punk en paupérrimo estado de salud, castigado por décadas de exceso e incapaz de defender sobre el escenario las intentonas de reformar a The Only Ones para sacar partido de un reconocimiento que nunca les llegó en el momento adecuado (hay que recordar que la banda estaba activa en el Londres de fervor punk de finales de los 70, pero ni siquiera su canción de más potencial, Another girl, another planet llegó a hacerle cosquillas a las listas de éxito, si bien se acabó convirtiendo en un clásico con el paso de los años y con versiones de bandas como The Replacements).

Libros

En busca de los discos perdidos, Eric Spitznagel (Contra, 2017) 

Pop y hacerse mayor, esa demoledora pareja. Nuestra querida editorial Contra regresa a esta sección decidida a tocarnos la fibra sensible de la mano de En busca de los discos perdidos del periodista estadounidense Eric Spitznagel. Una lectura que, si tienes una cierta edad y una pasión afortunadamente incurable por la música va a recordarte «impepinablemente» a Alta fidelidad. Una versión 2.0. cuasi cincuentona, bastante más rolliza, algo más ajada y en plena era millennial, cuando la música, desgraciadamente, apenas importa, de nuestro querido Rob Fleming. Por tanto, que íbamos a caer era un secreto a voces…

Conciertos

Crónica NOS Primavera Sound 2015 

El NOS Primavera Sound se ha convertido en una apuesta segura para los que añoran las ediciones menos multitudinarias del Primavera Sound de Barcelona. En el festival portugués hay muy pocos solapes, no hay que correr cientos de metros para ver a un grupo u otro, y, además, los precios son mucho más asequibles. Por supuesto, no todo son ventajas: la logística no está tan engrasada como en Barcelona (no he visto un festival con tan pocos baños en toda mi vida), y la preciosa ciudad de Oporto no está preparada para recibir una avalancha de gente semejante en tan pocos días (el transporte público del centro de la ciudad al Parque da Cidade fue el principal problema).