No te pierdas...
Al utilizar nuestro sitio web, aceptas el uso de nuestras cookies.
Libros

La señora Fletcher, Tom Perrotta (Libros del Asteroide, 2018) 

Hoy regresamos a la «América de los suburbios» de la mano de Libros del Asteroide y La señora Fletcher, la más reciente novela del escritor y guionista Tom Perrotta, conocido tanto por sus obras como sus adaptaciones al cine y las series, siendo el creador de la exitosa The Leftovers. Sexo, decepción y aburrimiento en la era digital con un libro que apuesta por la sátira para retratar lo absurdo de la vida actual.

Cine/TV

The Handmaid´s Tale: Pesadilla demasiado realista 

The Handmaid´s Tale, nominada a 11 premios Emmy, es posiblemente la serie del año. Y seguramente, la ficción más dura e intensa que verás en televisión ahora mismo. Basada en la novela El cuento de la criada de Margaret Atwood, la historia propone, más que un futuro, un presente alternativo y distópico, en el que los Estados Unidos se han transformado en un Estado teocrático, fascista y machista, que ha esclavizado a las mujeres. Gobierna, con mano dura, un patriarcado militarizado que comete constantes abusos autoritarios.

Cine/TV

The Leftovers: Creer o no creer, esa es la cuestión 

Se despide The Leftovers, la serie creada por Damon Lindeloff y Tom Perrotta -autor de la novela original- cuya premisa es la desaparición de un 2% de la población mundial. Un planteamiento que llevaría implícita la promesa de despejar la incógnita de a dónde ha ido toda esa gente. Pero seamos inteligentes. No caigamos de nuevo en el síndrome del final de Perdidos (2004-2010). El título de esta ficción da pistas de que esto va de los que se han quedado, no de los que han partido. Vayamos más allá: la ausencia inexplicable de seres queridos, familiares y amigos es una mera excusa argumental para situar a los personajes en un estado emocional concreto, en una angustia existencial que se traduce en una crisis de fe o en la necesidad de buscar consuelo en lo sobrenatural.

Cine/TV

Zoolander No. 2 (Ben Stiller, 2016) 

El gran defecto de Zoolander No. 2 es probablemente su mayor virtud: es una completa memez. En el programa Cómicos de #0, Javier Cansado escuchaba a Joaquín Reyes decir que, además del humor inteligente, también le gustaba mucho la “tontuna”. El humor chorra de Zoolander no admite medias tintas, o te ríes o te aburres. La película es una acumulación de excesos difícil de superar. Ben Stiller y sus guionistas –Justin Theroux de The Leftovers entre ellos- saben que no pueden darse el lujo de desarrollar un argumento sino que deben bombardearnos con ideas sin descanso. Alguna tiene que hacernos reír. El protagonista, la parodia perfecta de un modelo, nació como un chascarrillo en la cadena VH1 y su exiguo recorrido es su talón de Aquiles.

Cine/TV

Las mejores películas y series de 2015 

Cada año emprendemos la difícil tarea de elegir la mejor película, la mejor serie. Vaya por delante la aclaración de que el criterio aquí expuesto es -obviamente- subjetivo, limitado e incompleto. Es imposible ver todas las películas -ni siquiera solo las buenas- y mucho menos las series, absolutamente inabarcables. Espero vuestras propias propuestas en los comentarios.

Cine/TV

The Leftovers, temporada 2 

Hay al menos dos buenas razones por las que deberías dejar de odiar a Damon Lindelof. Primero, porque está feo odiar. En general. A cualquiera. Segundo, porque el final de Perdidos no es motivo suficiente para perderse The Leftovers. La segunda temporada de esta serie -creada a partir de la novela de Tom Perrotta– acaba de concluir y si todavía no la has visto, aquí hago mi mejor esfuerzo para convencerte.

Cine/TV

A propósito de The Leftovers 

The Leftovers es el gran enigma de la televisión actual. No porque su trama contenga un misterio a desentrañar, si no porque es extrema: alterna capítulos y secuencias absolutamente geniales con alguna trama impropia de una producción HBO. Palo y zanahoria. No sabes lo que te espera cada semana que te pones ante la tele. Emoción o (por momentos) aburrimiento. Sin término medio. Y engancha. Y (a veces) molesta. El gran enigma es, ante todo, si el público logrará engancharse a un producto gélido, desagradable, espiritual y básicamente anticomercial. Pero una cosa no admite dudas, es televisión con mayúsculas. Y De momento HBO la ha renovado para una segunda temporada, pero eso no es un indicativo fiable. Suelen dar carrete al menos dos temporadas a sus producciones aunque no gocen de grandes ratings, como es el caso.