Vindicar el legado de un artista al que el tiempo ha situado en un papel secundario. Eso es lo que propone Alma vagabunda: la vida de Curtis Mayfield.