La historia de Bonnie y Clyde, pareja de delincuentes de los años 30, convertidos en leyenda romántica -inmortalizados en el cine por Arthur Penn, recordaréis a Warren Beatty y Faye Dunnaway– tiene elementos más que pertinentes en los tiempos que corren. El atractivo de los fuera de la Ley sigue siendo el mismo en el cine de gángsters de los años 40, en la época desencantada post Watergate de los 70, y en nuestra era de moral líquida.