En 2007, con Blur en un descanso indefinido, y Gorillaz vendiendo millones de discos, Damon Albarn decidió formar The Good, the Bad & the Queen, una banda paralela junto a Paul Simonon de The Clash, Simon Tong de The Verve y Tony Allen de Afrobeat. Un supergrupo que, a pesar de tener muy buenas críticas con su debut, no volvió a editar nada más. Hasta ahora, que acaban de anunciar el que será su segundo trabajo para dentro de un mes.