Pocos son los grupos que, con más de una veintena de discos, tres décadas de carrera y haber sobrevivido a un ir y devenir de escenas se mantienen de píe y con marcado ímpetu; de una u otra manera el encanto de The Flestones siempre ha sido su imposibilidad para quedarse callados.