Que tiemblen las hordas de bandas que siguen blandiendo sus ukeleles desde el refugio del folk encantador. El movimiento (o la tendencia) ya empieza a tener sus desertores, y cuando las barbas del vecino veas remojar…