En 1990 Richard Stanley se convertía en uno de esos directores que llamamos ‘visionarios’ con Hardware, cinta de ciencia ficción que puede recordar a Terminator (1984) y que ha acabado convertida en film ‘de culto’. Eso que prometía Stanley tenía que confirmarse en una adaptación de la novela de H.G. Wells, La isla del doctor Moreau (1996), una película de estudio, con estrellas como Val Kilmer y Marlon Brando, que acabó siendo un completo desastre.