No te pierdas...
Al utilizar nuestro sitio web, aceptas el uso de nuestras cookies.
Cine/TV

El hombre que mató a Don Quijote: Gilliam inmortal 

Caballeros artúricos que “cabalgan” chocando dos cocos; un niño ignorado por unos padres que nunca creerían en sus viajes a otras épocas; contables que se imaginan piratas; un barón que cuenta hazañas imposibles; un mendigo que dice ser un caballero medieval; un viajero del tiempo encerrado en un manicomio; un periodista y escritor que vive en un mundo alucinado provocado por las drogas; las películas de Terry Gilliam siempre han tenido como protagonista a un Quijote aunque la Mancha se transforme en escenarios de ciencia ficción o de fantasía desatada. Siempre la historia de un hombre que vive en la ilusión de salvar el mundo y que choca continuamente con la realidad.

Cine/TV

Absolutamente todo (Terry Jones 2015) 

Absolutamente todo es una comedia de ciencia ficción que tiene el aliciente de ser una pequeña reunión de los Monty Python. Terry Jones codirigió todas las películas del grupo –Los caballeros de la mesa cuadrada (1975), La vida de Brian (1979) y El sentido de la vida (1983)- aunque su carrera cinematográfica no llega a la altura de la de su compañero, Terry Gilliam. Aquí, el director de Eric el vikingo (1989) utiliza su voz y las de los otros PythonMichael Palin, Eric Idle, John Cleese y el propio Gilliam– para dar vida a los seres extraterrestres de la película (solo falta Graham Chapam, que nos dejó en 1989). Hay que destacar también la voz del recientemente fallecido Robin Williams que, en el papel del perro Dennis, repite lo que hizo más de una vez en vida: roba el protagonismo en cada una de sus intervenciones.

Cine/TV

Sherlock, The Abominable Bride (Temporada 4) 

La clave del éxito de Sherlock es su capacidad para recrear el espíritu del original literario, utilizando una narrativa cinematográfica “moderna” -la cámara súper lenta, los giros en 360 grados, el bullet time, la infografía- y una ambientación contemporánea que acerca a los personajes a nuestra sensibilidad. El entorno actual, de paso, agrega un montón de recursos nuevos para el detective: Internet, los teléfonos móviles, el GPS. A pesar de todo esto, cuando se anunció este episodio especial navideño ambientado en el siglo XIX, en el escenario tradicional del Holmes canónico, Mark Gatiss y Stephen Moffat generaron unas expectativas muy altas. Y la verdad es que han cumplido. Ambos autores han demostrado sobradamente su inteligencia en el pasado y aquí no defraudan, convirtiendo esta “concesión” a la tradición en gran parte de la razón de ser del argumento, utilizando de nuevo el metadiscurso.