Que Swedish Death Candy saber tocar (muy bien) sus instrumentos es un hecho. Y queda claro que en su segundo…