No te pierdas...
Al utilizar nuestro sitio web, aceptas el uso de nuestras cookies.
Libros

A Bam Bam Boo Loo Ba. Curiosidades ilustradas de la historia del Rock & Roll, Javier Polo y Saioa Buruturan (Expediciones Polares, 2015) 

Apenas unas semanas desde que el apasionante Elefantes rosas de Serge Gainsbourg apareciera por esta sección, hoy volvemos con la editorial donostiarra Expediciones Polares y este hermoso y singular A Bam Bam Boo Loo Ba, anecdotario ilustrado de algunas de las leyendas del rock. Un libro-regalo para melómanos musicales en toda regla.

Discos

The Gramophone Allstars Big Band, Jazzmaica (Bankrobber 2014) 

Durante los últimos seis años, The Gramophone Allstars han estado usando sus habilidades musicales –curtidas sobre todo el jazz- para divertir y hacer bailar al respetable a base de fusionar ritmos jamaicanos con soul, funk y otras esencias de la mejor música negra.

Para su cuarto disco han querido ir más allá, hasta el punto de incrementar considerablemente su formación habitual de octeto y convertirse en una Big Band en toda regla.

Discos

Colorama, Temari (Aed 2014) 

Una pequeña búsqueda en Internet mientras digería el nuevo disco de Colorama para escribir esta reseña, me reveló que son muy pocos los medios “relevantes” que se han ocupado del proyecto de Carwyn Ellis. Cuesta encontrar críticas –ni buenas ni malas- sobre este Temari, lo cual me lleva a plantearme una vez más lo obtuso que puede llegar a ser el panorama mediático actual, capaz de crear un hype con cualquier artista tontuno que solo tiene una maqueta al tiempo que ignora pequeñas joyitas pop como esta.

Discos

Marques Toliver “Land of CanaAn” (Bella Union 2013) 

Con todos los respetos hacia los caminos que ha tomado la música negra en los últimos años, uno no puede ignorar su corazoncito nostálgico y seguir mirando con el rabillo del ojo todos los nuevos lanzamientos a ver si, de repente, surge una rareza multitalentosa a lo vieja escuela capaz de conjugar con naturalidad soul, funk, pop y cualquier otro estilo que se ponga a tiro. Llamadme anticuado, pero creo que al mundo no le vendría mal un nuevo Stevie Wonder (el de los 70, claro), o un Prince, o un Sly, o incluso un Terence Trent D´Arby.