“Do not adjust your set” (“no ajuste su televisor“) era un mensaje que solía verse en las pantallas en los inicios de la televisión, cuando la emisión había sufrido un problema y querían evitar que miles y miles de aún inexpertos televidentes se levantasen a ver qué era lo que se les había roto en sus aparatos.