Un disco de Iggy Pop y una cuerda de tender. Es lo último que pasó por las manos de Ian...