Tras Sant Jordi, y gracias a Contra, me adentro en uno de los libros más extraños, retorcidos y, admitamoslo, morbosos,...