En Indienauta solemos hablar de exposiciones, libros y películas más o menos directamente relacionadas con la cultura “indie”, saco en el que caben muchas cosas. Pero hoy vamos a hablar de alguien que fue representante de la modernidad a finales del XIX y principios del XX; de un pintor que se fue a Estados Unidos en 1909 con 354 obras y vendió casi 200 de ellas (en un mes, acudieron 160.000 personas a ver sus trabajos).