Algo hay en Phoenix y en la historia de su triunfo improbable (franceses haciendo pop en inglés que, después de haber reinado como banda de relativo culto durante más de una década, acaban conquistando a lo grande al público sajón y encabezando festivales por todo el mundo) que nos hace pensar que lo suyo es producto de una serie de casualidades.