No hay mejor chute de energía y optimismo para una banda que el que da el hecho de que uno de tus grandes ídolos se interesa por tu trabajo. Eso es lo que le ha pasado a Smokescreens, una banda de Los Ángeles que, tras la pequeña repercusión de su segundo álbum, vio como David Kilgour, líder de The Clean, elogiaba su música. Pero la cosa no se quedó en un simple piropo, el artista neozelandés termino viajando a California para producir el nuevo trabajo de los estadounidenses. Y claro, eso se nota en el resultado, el cual no puede ser mejor.