Disco a disco -lanzados con una periodicidad escrupulosa de tres años- Django Django se han ido convirtiendo en paradigma activo de modernidad, al menos dentro de la escena musical británica. Lo han conseguido desde el inicial debut homónimo de 2012, y aunando diferentes elementos con los que dar a luz una música inquieta, colorida e incitadora. Unas preferencias entre las que se incluyen sintetizadores, teclados y buenas dosis de electrónica, psicodelia, funk o pop. Es en esa habilidad a la hora de equilibrar estilos y actualizarlos con eficiencia donde se encuentra uno de los principales valedores del cuarteto. El otro apunta directamente al propio resultado, con la vistosa valía de unas canciones que remarcan el interés sobre un grupo que, con la presente entrega, consigue pleno de aciertos dentro de su discografía.