Helen Ballentine, la artista que se esconde tras el nombre de Skullcrusher, ha vivido un 2020 de lo más intenso. El pasado año, que para gran parte de la población mundial fue algo perdido, le sirvió para afianzar su recién estrenada carrera musical, y para comprobar que era bastante bien recibida.