No, no nos hemos vuelto locos, y no creemos que estamos en el año 2000. Pero sí vamos a retroceder...