Una de las películas más bonitas que he visto, Kubo y las dos cuerdas mágicas me ha hecho reflexionar sobre...