August. Agosto, el mes en que, hace dos años, Shannon Lay decidió que podía dejar sus trabajos «formales» para dedicarse plenamente a la música. Como para cualquier músico que no esté en el circuito eminentemente comercial, el salto implicaba su riesgo, aunque razones le sobraban: todo un artistazo como Kevin Morby había flipado tanto con ella que había creado un sello discográfico sólo para publicarle su debut, y otro que tampoco es manco como Ty Segall la había incluido como parte de su banda de acompañamiento.