Muchos de los viajes más memorables tienen a Las Vegas como destino final donde soltarse el pelo definitivamente. En el caso de The drums of twilight, Las Vegas fue la primera etapa, el punto de ignición para un ambicioso proyecto musical.