La industria discográfica puede estar agonizando, pero aún es capaz de vez en cuando de hacer sus deberes y sacarse de la manga un producto de esos que responden con calculada precisión al zeitgeist, al termómetro de tendencias, o a cualquier indicativo que queramos usar para intentar adivinar lo que “va a molar” al personal durante los próximos meses.