La presentación de un disco, en principio, es un momento importante y emocionante. El artista muestra, por primera vez y sin la red de protección de la grabación fonográfica, el fruto del trabajo de meses, y el público juzga, por primera vez, las canciones que normalmente ya ha podido disfrutar en disco. Dualidad de emociones, celebración y juicio.